Dilemas de Aurora

Archive for the ‘caballero andante’ Category

Érase una dama que caminaba por un sendero, y en un momento vió un resplandor. Al acercarse, vió que pertenecía a un caballero. El caballero lucía mal, parecía desfallecido. La dama con dulzura procuró darle alguna asistencia, la cual fue recibida con alguna desconfianza. El siguió su camino, aunque sea con dificultad, parecía querer huir de ella, aunque sólo hayan cruzado unos segundos sus ojos, la dama pudo percibir que dicho caballero era distinto y también sintió que su resplandor era cálido, a pesar de su maltrecha apariencia. Esto provocó en la dama, un inmenso deseo de saber más acerca de él, de conocer algo de su vida, su pasado.

En el trayecto de vida de la dama, había conocido mucha gente, para bien y para mal.  Había aprendido a desconfiar, sin embargo él, le transmitía mucha confianza. Sin embargo, las veces en que la dama lograba alcanzarlo en el sendero, él se mostraba reacio a decir nada más. Eventualmente él compartía alguna pista de su sentir, lo cual conmovía a la dama, ya que eran heridas de un terrible pasado. Esto la ayudaba a comprenderlo, pero también la entristecía porque ella parecía no tener algo que ofrecer para aliviar dicho sufrimiento.  En algún momento, supo que él había sido traicionado por una dama que amó mucho y por ende, decidió cerrar su corazón y alejarse, manteniendo distancia. Y que en algún momento había cedido a confiar, pero de igual forma lo pisotearon, forjando un escudo en su ser que la mantenía tan alejada como fuera posible. Sus encantos, sus detalles, su sonrisa, su amabilidad, su comprensión no eran suficientes contra ese escudo, para su pesar.

Y por qué la dama seguía ahí, ni ella podía saberlo.  Era algo en su interior. Pronto descubrió que era un retoño de amor.  La dama estaba sorprendida al darse cuenta del hallazgo, no se dió cuenta en qué momento, el resplandor que vió la primera vez, fue suficiente para dar luz a ese pequeño retoño, y cada vez que ella descubría algo de él, generaba algún sentimiento que fortalecía dicho retoño.  Cada noche, a ella le gustaba contemplar dicho retoño, aún sabiendo que si el dueño del mismo, es decir el caballero, no parecía interesado en ella, el retoño podría convertirse en unas espinas duras y largas que lastimarían grandemente su corazón, ya que los retoños de amor no florecen si no son atendidos por quien los crea, además que necesitan que el corazón del otro también exista otro retoño.

Mientras tanto la dama sigue en el sendero con la más profunda paciencia, esperando encontrar o alcanzar a ese caballero que le huye. Esperando tener la oportunidad de demostrar que ella lo ama profundamente y que desea cuidar su retoño de amor. Y ayudarle a descubrir que ya no tendrá que huir más, que finalmente se cumplió su ansiado milagro por el cual, él secretamente ha pedido al universo. Encontrar una dama que lo acepte tal como es,  una que lo ame hasta el final de los tiempos, que lo vea con ojos de universo  y que desee cuidar juntos los retoños de amor.

sendero-dama

Se dice que existe una dama, que no tiene pasado amoroso. Este tipo de dama está casi extinta, tal vez haya otras. No ha tenido el lujo de amar, su corazón está en lo profundo de una fortaleza que hasta el momento ningún caballero ha logrado llegar, algunos intentan pero no tienen la paciencia, tenacidad y osadía y desisten.

Y por qué su corazón están tan resguardado, ella no lo sabe, es como si  fuerzas mayores lo mantuvieran reservado, ya que hubo ocasiones en que ella intentó sacarlo porque sintió que una calidez de luz  andaba cerca, pero solo logró que se encubriera más.

Esta dama  va por la vida viendo a otros, que van y vienen en cuestiones de amor, por lo menos así parece. Algunas veces piensa en cómo será la fuerza del amor que todo lo puede, que todo lo da sin esperar nada a cambio. Ve en su paso personas felices y otras devastadas, y piensa, cómo puede el amor causar semejantes opuestos.

La dama piensa en cómo será un beso de amor, será que emite una emoción sin igual, sólo se lo pregunta. Sabe que lo que venden los medios sobre el amor no es verdad, por lo menos no la que ella espera. En la vida real, las cosas no son tan simples cómo se ve en las películas. La vida tiene subidas y bajadas.

El mundo moderno donde el amor es mercancía, esta dama no encuentra su lugar y mucho menos a su caballero andante que podría atravesar esa fortaleza y llenar de luz de amor su corazón. Mientras vive bajo un disfraz para que el mundo moderno no sepa que ella no es igual a las demás. Sabe que ese mundo es feroz, pues ha recibido algunos golpes.

Es como si su corazón se hubiera quedado atrapado en el tiempo, a pesar que ella nació en tiempos modernos, su corazón es del pasado y solo puede emerger ante el alma de un caballero andante que también esté atrapado en el tiempo.

Sólo es cuestión de tiempo que estas dos almas se encuentren, la calidez de sus almas los atraerá, ella sabe que este caballero andante vendrá lastimado, casi sin fuerzas, por haber recorrido mucho, habrá tenido que lidiar en un tiempo que no le corresponde, lleno de personas mundanas, amores desechables, hipocresía, donde los valores no valen. Puede que ni se reconozcan y solo al sentir la cercanía de sus almas podrán saber quienes son.

En el momento que su caballero andante la encuentre, y abracen sus almas al dar este salto de fe, ya que el caballero sentirá temor porque ha caído en trampas en el pasado, y ella también porque nunca ha visto esa luz,  la calidez del corazón de ella podrá sanar el de él; recobrando todas sus fuerzas y  ella podrá sentir lo que se le ha negado, finalmente así podrán experimentar el verdadero amor al que estaban destinados.

♥ ♥ ♥

dama_caballero_andante


Categorías