Dilemas de Aurora

Archivo del autor

Un titulo divertido, pero cierto. Creo que tod@s hemos pasado eso, una y otra vez hasta el cansancio a través de los tiempos, en especial los solteros/as, aunque no dejo de lado a los que ya tienen pareja. Y es que cúpido se encarga de flechar si, pero solo a uno de los dos y ahi es donde las cosas no funcionan para nadie. Porque si la persona está tan tranquila en su vida, tiene que aparecerse alguien que simplemente te “hechiza” por asi decirlo, y no digo necesariamente por su aspecto físico, sino por su personalidad, gustos, etc.

Que te hace darte cuenta que en el mundo hay más personas, aparte de las que ya conoces. Esa persona que nos sorprende por ser como es, que nos atrae sin querer, que nos empieza a quitar el sueño, que nos hace pensar en buscar una forma de volver a verla y hablar. Algunas veces estos síntomas, se pueden cortar cuando nos enteramos de algún aspecto más relevante:tal como si ya tiene compromiso, si está solo de paso y no hay forma de hacer mucha plática, tiene algún vicio que pesa más que cualquier cosa, pero cuando no hay nada y todo parece ser perfecto para ambos (según tu), resulta que tú eres simplemente otro mortal más en su vida.

cupido falla

cupido falla

En este punto es donde le digo a Cúpido que para que nos flecha sino tenemos oportunidad, la gente se vuelve loca con ese sentimiento que florece pero que no es correspondido, que le hace sentir peor cuando hace alguna lucha y sin ningún resultado positivo. Porqué no flecha a ambos, asi las cosas serían más sencillas, solo un lado lucha y consigue frustración. Este es un motivo porque anda tanta gente cansada del amor, que prefiere encerrar el corazón en una caja fuerte y tirar la llave al mar, porque en la vida hay suficiente preocupaciones como para estar viendo si le hacen caso, si se fijan en el/ella, y todavía peor estar mendigando amor a alguien que simplemente no fue flechado y que no es su culpa, por tal razón Cúpido, si no puedes hacer bien las cosas, vete y muchas gracias. Que la humanidad ya está cansada que no le atinas.

Tratar de emprender algo, usualmente un negocio, una idea, conlleva a que empieza primero porque es algo que pensó una persona casi siempre es alguien común y corriente, que a la vista de los demás, es una más del montón. La persona siente en su interior que puede llevar a cabo su idea, su anhelo, que cree que si hay fuerza suficiente podría llegar a hacer algo grande o lo bastante significativo para marcar una diferencia.

El problema de emprender como es el nombre del post, es que esta lucha se vuelve más pesada conforme avanza el tiempo, las cosas no salen tan sencillas como se espera, cosas nuevas aparecen para resolver y lo más fuerte es soportar la actitud obvia y no obvia (que algunas veces la gente no se da cuenta de lo que hace sentir) de los demás hacia la persona, quieres que te tomen más en serio. Es cierto que tu idea o negocio no es grande, va muy pequeña todavía, quizá ni tienes ningún bien material que haga ver que has triunfado quizá un poco, y en este mundo de apariencias eso puede ser un problema.

También, hay que luchar con nuestros propios sentimientos, en especial la envidia, a veces te topas con otros que quizá tuvieron alguna ventaja en la misma rama que te dedicas y están muy bien, tan bien que puedes pensar ¿para qué luchar si ya hay alguien más que lo logró? Esto puede bajar el entusiasmo, pero hay que recordar que uno lo está haciendo porque uno quiere, porque es una meta personal, de demostrarse a si mismo,y al mundo que aunque parezca que perdemos el tiempo, que no tenemos oportunidad, que vamos muy lento, que aún nos queda la chispa que nos permite seguir adelante, esa chispa que nos hizo iniciar nuestro emprendimiento.

Nada es imposible

El problema de emprender

Tal parece que existe el miedo al amor, si así como se escucha, hay miedo para esa fuerza tan poderosa llamada amor. Precisamente porque es una fuerza más grande que cualquiera; que una vez atrapa el corazón no hay vuelta atrás, que puede hacer perder la razón, que hace olvidar todo, que rompe barreras.  Un sentimiento que tiene la capacidad de crecer con el tiempo, sin que la “víctima” siquiera lo note.

Y es por eso que hay almas que huyen del amor quizá porque lo han vivido y al terminar el corazón ha quedado destrozado, o  quizás nunca lo han sentido a plenitud por esa razón: han visto a mucha gente a su alrededor sufrir por amor, o simplemente temen perderse a si mismos, a perder su identidad, que al estar enamorado de otra alma dejemos de ser nosotros mismos y seamos otra persona más flechada por cupido. Pero por dentro también desearían poder sentirlo aunque sea poco tiempo al ver la felicidad que puede generar, de poder vivir esa alegría de tener un alma con quien compartir todo lo que el amor nos puede ofrecer.

Es decir se le tiene miedo al amor no por lo que nos permita vivir y sentir en el presente, sino a sus consecuencias, a perder el control sobre nuestro sentir, pensar; a ser capaz de dejarlo todo y no pensar en el futuro solo disfrutar de sentir el amor, de vivirlo, de compartir con un alma que quizá dure poco o sea eterno; se podrá decir que se ha vivido y para los seres que le huyen quizá darle una oportunidad no sea tan malo, que el amor es un fuerza que siempre está presente y aparece cuando menos se lo espera.

manos abrazadas

manos abrazadas

Un sueño, pienso que también se le podría llamar meta, algo que se añora, que se quiere ya sea tener o realizar. Puede que alcanzar ese sueño, lleve mucho más tiempo que el que se imaginaba y conforme pasa el tiempo, esa llama se convierta en una pequeña chispa, intermitente que unas veces se enciende, otras está apagada.  Lo que mata el sueño, puede ser las cosas que se dejan de hacer o tienen que hacer, las consecuencias que se sufren con tal de avanzar hacia el sueño. ¿Por qué? Porque el resto de las personas de nuestro alrededor sigue su vida, y tu modificas tu vida, para seguir ese sueño, los demás no, ellos están tranquilos (al menos eso nos parece).

alcanzar un sueño

alcanzar un sueño

Es difícil  ir a una dirección porque es tu deseo no una imposición y ver que el resto va en otra y no están pasando lo que tu sufres. Pero eso es la recompensa al alcanzarlo, el recordar todas esas desventuras que se padecieron en el camino hasta llegar a esa meta. Si sientes que desfalleces, quizá sólo debas variar tu ruta, no permitas que el peso de problemas que se dejan caer encima  hundan demasiado, puedes hacer una pausa para tomar un respiro y analizar cómo lo has hecho.

Ten en cuenta, que todos en esta vida sufrimos nuestras propias adversidades, no todos las asimilamos por igual, la frustración, desesperación, rabia es una característica humana, es natural. Así también como mantener la esperanza, la motivación que nos hizo lanzarnos a emprender el camino hacia alcanzar nuestro sueño, por lo que tú decides hasta cuando seguir, cuanto más soportar, sin embargo vale la pena hacer el esfuerzo de seguir adelante.

Esta es una bonita frase: Nada digno de poseer llega sin alguna clase de lucha.

Suena extraño, pero ¿se puede decir “no me acostumbro a mi belleza”?.  Para empezar habria que definir que es belleza, o que quiero decir con eso. En este caso me referiré a la belleza que para la mayoría lo considera asi. Porque tiene la belleza  que ser ciertos “standares” que en las revistas y TV  imponen, si eres de ciertas medidas, si tienes cierta edad, tu color de cabello, tu forma de vestir, al combinar todo eso, ¿entonces eres considerada bella?  Pero, a las que se les considera como “bonitas” realmente pueden saber si los demás las tratan bien sólo por su belleza exterior? Creo que no, por lo menos con personas que conozcan muy poco. 

Belleza interior

Belleza interior

Y que si una chica común, decide arreglarse más, utilizar un vestuario de moda y que marque sus atributos, entonces en el mismo supermercado, en el banco, o cualquier otro lugar asi y  los dependientes son hombres;  entonces la van a tratar diferente a que si fuera vestida o arreglada de una forma simple en el cual no resalte demasiado su belleza. ¿por qué esa actitud? Si eres bonita, te atiendo mejor.  Si te ves común entonces te trato como me de la gana. Sin embargo esa actitud no es eterna, algun día la belleza se va y con ello todos esos “buenos tratos” y se vivirá esa cruda realidad en la que ya no habrá más trato especial.  “No me acostumbro a mi belleza”, entonces podría traducirse en “no me acostumbro a que los demás me demuestren una falsa actitud nada más como me ven”?

Alguna vez,  me pregunté cómo saber si soy amiga. Todos tenemos mucha gente que conocemos, nos llevamos bien, nos apoyamos, nos divertimos. Pero, cómo saber cuando de todas esas personas, con algunas ya no es solo “simple conocida”, ahora es una amistad genuina. Se sabe que cuando hay momentos duros, tus amigos no te dejan solo. Pero también hay otra forma, cuando tu “amiga” no se siente bien o parece sentirse bien, y al hablar no te trata como siempre, cuando se deja llevar por lo que la atormenta y puede llegar incluso a tratarte muy mal, tan mal que te cuesta creer que sea la misma persona.

 La amistad se pone a prueba, si realmente le tienes mucho cariño, diga lo que diga, actue como actue, no va a provocar sentimientos negativos hacia tu amiga, porque le tienes tanto afecto que sabes que lo que menos necesita es que te alejes. Una amistad verdadera es la que puede aguantar ser lastimada pero realmente no es lastimada porque las heridas de una amiga no son vistas como tales, sino como señales de auxilio disfrazadas. Que sólo la amistad verdadera puede decifrar, y llegar en auxilio. La amistad verdadera no puede romperse fácilmente, pues los tormentos del presente no pueden romper las alegrías del pasado.

amistad verdadera

amistad verdadera

He visto que este blog recibe muchas visitas en relación a la fuerza de voluntad, pero no es solo la fuerza de voluntad la implicada.  La valentía, las agallas de poder realizar eso que deseamos es algo muy importante, quizás clave. Creo que habemos muchas personas que hemos dejado pasar buenas oportunidades que se nos cruzan, que si las tomaramos sería un gran atajo a esa meta deseada. Pero que pasa, por qué al tener enfrente nuestro la llave para lograrla, simplemente dejamos que se la lleve el viento. Las oportunidades no esperan, están solo un momento, tómala o déjala, asi de simple.

Cobarde a la hora de la verdad

Cobarde a la hora de la verdad

Y por qué no la tomamos… porque solo vemos como se va. … es la cobardía, el miedo, la ansiedad de saber que estamos a un paso del principio de esa meta, temor a lo desconocido, pues no sabemos como nos va a ir, que pasará.  Nos sentimos seguros donde estamos, si,  nos quejamos pero ahi estamos, ese punto es seguro, no cambiará quizá empeore o mejore un poco, pero sigue siendo seguro.  No es fácil realmente “tirarse al agua”, queremos tomar un poco de aire antes, pero las oportunidades no esperan ni eso. ¿cuántas oportunidades más tendrán que pasar, para que escojamos una? Hay que atreverse, que pase lo que tenga que pasar, pero solo asi no nos quedaremos con el pensamiento, ¿qué pasaría si lo hubiera hecho? Porque es algo ya muy común, que las personas se arrepienten más de lo que dejaron de hacer, que de lo que hicieron.